Presión Alta

Padecimiento

Presión Arterial Alta (Otros nombres: Alta Presión, Hipertensión Arterial)

El corazón bombea sangre a través de una red de arterias, venas y capilares. La sangre en movimiento empuja contra las paredes de las arterias y esta fuerza se mide como presión arterial. La medición de la presión arterial, que se da en milímetros de mercurio (mm Hg), consta de dos números. El primero, o mayor, mide la presión en las arterias cuando el corazón late (presión sistólica). El segundo, o menor, mide la presión en las arterias entre los latidos del corazón (presión diastólica).

Las mediciones de presión arterial entran en cuatro categorías generales:

Presión arterial normal. Tienes presión arterial normal si el número está por debajo de 120/80 mm Hg.
Presión arterial elevada. La presión arterial elevada es una presión sistólica entre 120 y 129 mm Hg y una presión diastólica por debajo de 80 mm Hg. La presión arterial elevada tiende a empeorar con el tiempo a no ser que se tomen medidas para controlarla.
Hipertensión en etapa 1. La hipertensión en etapa 1 es una presión sistólica entre 130 y 139 mm Hg o una presión diastólica de 80 a 89 mm Hg.
Hipertensión en etapa 2. La hipertensión en etapa 2, una hipertensión más grave, es una presión sistólica de 140 mm Hg o mayor, o una presión diastólica de 90 mm Hg o mayor.

Tipos de Presión Arterial Alta

Hay dos tipos de hipertensión:

·    Hipertensión arterial esencial (primaria o idiopática) es la definición de una hipertensión que surge sin causa específica identificable constituye el 90 al 95% de la población diagnosticada.

·     Hipertensión arterial secundaria es causada por otra condición médica o el uso de ciertos medicamentos. Por lo general, mejora al tratarse la causa y constituyen el 5% de la población diagnosticada.

Síntomas

La mayoría de las personas que sufren de hipertensión no presentan síntomas. En algunos casos, pueden sentirse palpitaciones en la cabeza o el pecho, mareos y otros síntomas físicos. Cuando no hay síntomas de advertencia, la enfermedad puede pasar desapercibida durante muchos años.

Prevención y control

El riesgo de sufrir hipertensión arterial primaria es mayor si la persona tiene los siguientes antecedentes:

·   Tiene antecedentes familiares de hipertensión.

·   Afroamericanos tienen una mayor incidencia de hipertensión arterial suele aparecer a menor edad y ser más grave.

·  Hombre es más frecuente. En las mujeres el riesgo es mayor después de los 55 años.

·   Sobrepeso u obesidad.

·   Tabaquismo. El cigarrillo daña los vasos sanguíneos.

· Las mujeres que fuman y usan anticonceptivos orales aumentan considerablemente su riesgo.

·    Alimentación alta en grasas saturadas.

·    Alimentación alta en sodio (sal).

·    Ingesta diaria de alcohol.

·    Sedentarismo o inactividad física.

·     Diabetes

Muchos casos de hipertensión secundaria son ocasionados por trastornos renales, tumores de glandulas suprarenal, problemas de tiroides y apnea del sueño.

El primer plan de acción implica una modificación del estilo de vida, especialmente para personas con riesgo de sufrir hipertensión:

– Llevar una alimentación baja en grasas y sal.
– Reducir el peso excesivo.
– Comenzar un programa de ejercicio físico regular.
– Aprender a controlar el estrés.
– Dejar de fumar.
– Moderar o suprimir el consumo de alcohol. Recuerde que un consumo        moderado es un promedio de una o dos bebidas por día para los hombres y de una bebida por día para las mujeres.

Si estos cambios no ayudan a controlar la presión arterial dentro de 3 a 6 meses, la enfermedad puede tratarse con medicamentos. Los diuréticos ayudan a eliminar agua y sodio del organismo. Los inhibidores de la ECA bloquean la enzima que eleva la presión arterial. Otros tipos de medicamentos, como los betabloqueantes, los bloqueantes cálcicos y otros vasodilatadores, tienen efectos diferentes, pero en general ayudan a relajar y dilatar los vasos sanguíneos y a reducir la presión dentro de ello

es_COEspañol de Colombia
en_USEnglish es_COEspañol de Colombia